jueves, 5 de noviembre de 2009

176.- Shopenhauer

"Querer es esencialmente sufrir, y como vivir es querer, toda vida es por esencia dolor. Cuanto más elevado es el ser, más sufre... La vida del hombre no es más que una lucha por la existencia, con la certidumbre de resultar vencido. La vida es una cacería incesante, donde los seres, unas veces cazadores y otras cazados, se disputan las piltrafas de una horrible presa. Es una historia natural del dolor, que se resume así: querer sin motivo, sufrir siempre, luchar de continuo, y después morir... Y así sucesivamente por los siglos, de los siglos hasta que nuestro planeta se haga trizas."
(Shopenhauer "Parerga y Paralipómena")


Mediante la fábula de los puercoespines, Shopenhauer (1788-1860) expone algunas de sus ideas sobre el individuo y la sociedad.
Cuando llega el invierno, los puercoespines sufren el dilema de quedarse aislados y morir o acercarse a los demás para recibir su calor pero hiriéndose con las espinas mutuas.
Al igual que los puercoespines, el “frío” de la soledad, de la incomunicación, en las personas, se mitiga con el acercamiento. Ahí es donde encontramos el calor que necesitamos pero...

¿Cómo resolver las heridas que nos provocan las mutuas “púas”?

12 comentarios:

leo dijo...

Genial la oportunidad de pensar, aunque Shopenhauer no es precisamente la alegría de la huerta, ¿eh? ;-)
Me gusta pensar que esas heridas que nos provocan los demás suelen ser falsas, en realidad. Que lo que sale herido es nuestro ego, esa (falsa también) apreciación que tenemos de la importancia de nosotros mismos, de la imagen que queremos dar, aunque no sea quien somos en realidad.
El dolor existe, sí, pero es mucho más llevadero así.
Me encanta este blog...
Besos.

Elena dijo...

Vivir sin una púa clavada, es como vivir sin que nunca hubieras tenido un desengaño amoroso, un amigo que se va, un ser querido que se muere,... púas nos clavan y clavamos en el día a día, algunas sin querer, otras con intención, y algunas duelen mucho...y no creo que sea porque toquen el ego,... sino porque tocan el corazón. Vivir en soledad acabaríamos con arrugas por vejez, pero viviendo con los demás tendremos arrugas de felicidad, cicatrices de heridas y lo más importante, ... amigos a tu lado. Bss
(PD: es que me han clavado una espinita y ando algo tocada...¿se me nota?..je,je...bss)

Hiperbreves S.A. dijo...

La tolerancia y la empatía son las herramientas perfectas para recibir con deportividad las púas ajenas. Coincido con Leo en que el amigo Shopen es un poco pesimista y tiene un punto exagerado. La vida no es dolor, pero sí creo que para querer hay que sufrir un poco. En eso estoy de acuerdo. No se puede amar con egoísmo y la generosidad siempre tiene un precio. Hay que renunciar a nuestros deseos e intereses particulares para hacer felices a los otros. Pero eso es maravilloso.

Filoabpuerto dijo...

LEO / ELENA

LEO veo que eres optimista con respecto a la naturaleza humana, yo tengo también esa tendencia pero ojalá no "pinchasen" tanto las mutuas púas

Saluditos

ELENA:

Pues Elenita, a sacarnos esas espinitas que sí que duelen un montón pero en nosotros está que la cosa quede sólo en dolor y no vaya a sufrimiento

Saluditos

Merce

Filoabpuerto dijo...

RAÚL:

Tienes razón con que hoy no nos visitaba "la alegría de la huerta" como dice LEO, sin embargo, el pensamiento de Shopenhauer tiene muchísima fuerza y aparece algo "negativo y pesimista" porque critica la "racionalidad" y el "progreso" de la historia; sólo el "arte" nos libera.

"Púas" tenemos todos, efectivamente pero el juego "limpio", esa "deportividad cívica " a la que aludes es una fórmula interesante para sobrellevarlas

Saluditos

Merce

La Rata Paleolítica dijo...

Y ya que parece que hay acuerdo en que todos somos puercoespines, pues añado que lo importante es curarse los pinchazos, aprender de ellos, y ayudar a curar los que provoca uno mismo en los otros, aprender tambien al fin y al cabo, aunque sí, mucho mas difícil, y esto supongo que conecta con el ego que leo aludía.

Besos.

Jesús.

Caminante dijo...

¿Cómo resolver las heridas que nos provocan las mutuas “púas”?

Cómo ya apuntan antes, este sr. pelín pesimista sí que parecía... o que cuando emitió este mensaje estaba atravesando una etapa oscura.
En cuanto a la resolución de las mutuas heridas... no nos queda otra que ser más tolerantes con los demás y con nosotros mismos, No Exigir tanto porque No en Todos los Momentos estamos preparados para Dar la Solución Perfecta a las Cuestiones que aparezcan.
Así somos los humanos contradictorios en ocasiones - Malo sería que lo fuéramos de Continuo-
Me encanta la Fauna que estáis congregando alrededor del blog -tú y tus alumnos de Filosofía-.
Besos para todos y todas. PAQUITA

La Rata Paleolítica dijo...

Se me quedó en el tintero algo importante. "... ayudar a curar los que provoca uno mismo en los otros, y aprender a limarse un poco las púas para que pinchen menos..."

Jesús.

scl.bookings@gmail.com dijo...

Algo se me quedó en el tintero, "...curar los que provoca uno mismo en los otros, y aprender a limar un poco las propias púas procurando hacerlas algo menos "pinchosas"...

Por cierto, me encanta la foto de los espinosos.

Saludos.

Jesús.

Filoabpuerto dijo...

PAQUITA / JESÚS

Paquita me gusta la referencia que haces a "nosotros mismos" porque por lo general reparamos en cómo "pinchan" las púas del vecino pero no somos conscientes de las nuestras. Jeje ¿Te gusta la "fauna" a mí también, con "púas" y todo

Besos


JESÚS:

Limarlas, sí señor, limarlas porque "arrancarlas" es imposible, forman parte de nuestra naturaleza y limándolas, pues eso: pinchan menos.

Saluditos

Merce

Beauséant dijo...

en realidad creo que los puercoespines no se hacen daño cuando se acercan, por desgracia con las personas eso no sucede, nos encanta agredirnos por más que nos necesitemos.. pero claro es que los bichos suelen ser más inteligentes que las personas.

Filoabpuerto dijo...

Beauséant

Pues sí, asi es que a ver si las personas aprendemos algo de ellos, jeje

Saludos