lunes, 15 de noviembre de 2010

204.- Preguntas de la vida : La muerte

Este tema es muy delicado, porque en nuestra cultura occidental es temido y negado. La muerte es considerada sólo un accidente inesperado que es necesario ocultar. Pero sin embargo es la que condiciona toda la vida, la creatividad, el arte, todo lo que hace soportable la circunstancia ineludible de la finitud (…)

El pasado y el futuro son los dos espacios de lo imaginario. El pasado siempre es añoranza porque se nos va lo que conocemos, como por ejemplo, nuestro cuerpo chiquito de la infancia o nuestros padres. Siempre estamos perdiendo algo y tenemos que acostumbrarnos a ello y a despedirnos, o sea, a elaborar duelos. No sólo de las personas, sino de las cosas: el trabajo de duelo es una función básica. Un depresivo se puede definir como la persona que no aprendió a despedirse, a decir “Chau, mi cuerpo infantil” o “Chau, mamá” También hay despedidas extremadamente dolorosas, como ese chau que viene a contramano: “Chau, hijo mío” (…).

Tenemos que aprender esta ceremonia de la despedida, que es el duelo. He viajado mucho y a lugares extraños, he estado con indios en el Amazonas, en Estados Unidos, en lugares muy marginales como el Bronx y más tarde en la India. En estos lugares percibí las distintas formas de resolver los duelos. Entonces, lo que hace el duelo es enterrarlo, ya que los muertos se entierran con palabras en el corazón, sólo el cuerpo se deja en la tierra. Simbólicamente, la losa del sepulcro tiene un significado antropológico, es algo pesado que impide que el muerto vuelva, porque en lo interno, el muerto vuelve si uno no lo elabora (…)

Todas las culturas tienen una ceremonia que es el funeral, en especial las culturas primitivas, más sabias y ecológicas, que tienen una buena relación con la muerte, mientras que las tecnológicas, como la nuestra, tienen ceremonias muy pobres, muy breves, como para terminar pronto y olvidarse. Antes, el velatorio se hacía en la misma casa donde había vivido el muerto, eso era importante, porque era en esa casa donde no iba a estar más, esa escenografía permitía que la despedida fuera honda, permitía el llanto y que cada uno contara algo del “finadito”, es decir, que se hiciera un constructo imaginario de esa persona. (…) Actualmente, la familia va a una funeraria, y les dan, por ejemplo la habitación 4, un departamento anónimo (casi como un albergue transitorio para muertos). Los deudos no hacen nada, no participan como los de antes, que cavaban, construían el cajón, o tenían alguna tarea en la preparación del cadáver, como vestirlo o amortajarlo. Aquí y ahora, todo lo hacen empleados que ni conocieron al muerto, luego los deudos están diez minutos, toman un cafecito y se van.

Los llamados salvajes del Amazonas, cuando muere alguien, hacen unas ceremonias hermosas llenas de sentimiento y respeto. Hacen un lío bárbaro, se pintan con cenizas, se tiran al suelo, lloran días enteros, algo muy profundo. Antes de la semana, levantan al muerto, lo ponen en una canoa y lo empujan por el río, con comida y cubiertos, para que vaya a la ciudad de los muertos y al finalizar la semana terminan, se bañan y quedan en paz .Esa es una cultura que elabora correctamente el tema de la muerte, mientras que la nuestra no lo hace bien. En realidad, los salvajes somos nosotros. (…) Uno de los instrumentos valiosos que la naturaleza nos dio es el llanto, que al ser convulsivo, relaja la musculatura, porque la muerte produce miedo-contracción, y como el llanto afloja, lo que hay que hacer es llorar plenamente para aflojar la contracción muscular y disminuir la angustia.

Hay un tema que nos defiende de la muerte, y es el amor, es lo único que puede enfrentar a la muerte. La muerte y el amor son antagónicos, lo cual tiene que ver con que yo existo porque otro me mira, y si ya no me mira yo no existo más. Además, yo no muero del todo, si alguien me recuerda. En Madrid leí el lema de un escudo que decía: “Vivir se debe de tal suerte, que vivo se permanezca en la muerte.”(…)
Una frase fundamental de Pichón era: “La muerte está tan lejos como grande sea mi proyecto”. O sea, si yo no tengo una esperanza, un proyecto de vida, estoy muerto (…)

(Extractos del artículo "La muerte y los duelos" de Alfredo Moffatt)

Imagen: André Kertész (1984-1985)


21 comentarios:

Alberto Reyes 1º Bach E Nocturno dijo...

Estoy de acuerdo en muchos aspectos sobre el texto porque la persona debe quedar enterrada fuera de nosotros no dentro, y sólo quedarnos con su cariño y afecto pero no todas las personas lo manifiestan así, por eso hay que pensar que el que se va no pretende hacernos sufrir si no que le recordemos con los buenos ratos y buenas experiencias que compartió con nosotros.

Tambien es cierto que los entierros son muy comerciales y caros,sin embargo las culturas primitivas son más naturales y expresan muchos más sentimientos al difunto y no están pendientes de como va vestida la gente ni quien va o deja de ir y comentan luto ni nada.Se centran en la ceremonia

Eliezer Expósito 1º Bach E Noct. dijo...

Creo que en realidad todo el proceso que se hace antes de enterrar a un ser querido es bastante necesario para el descanso de nuestra mente y de nuestro ser.

Cuando una persona desaparece y no se sabe cual es su paradero si esta vivo o no, no tenemos la capacidad de poderlo superar, no podemos estar tranquilos con nosotros mismo, nos haremos las preguntas ¿dónde estará? ¿estará vivo?. No me quiero poner jamás en esa situacion, porque debe ser muy duro.

En conclusión, a lo que me refiero es que a la hora de la muerte de un ser cercano, tenemos que hacer el proceso de estar acompañándole, y su ritual, así poco a poco nuestra mente se va adaptando a lo que va sucediendo y lo vamos aceptando.

Aitana Glez 1º Bach E Noct. dijo...

Para mí el párrafo que más me ha llamado la atención es cuando dice que "YO NO MUERO DEL TODO SI ALGUIEN ME RECUERDA". Esta frase tiene mucho sentido porque a las personas cuando se les muere un ser querido lo único que les queda es el recuerdo, les queda recordar los momentos vividos con esa persona recordarles como fueron en vida, su alegría, el cariño...

Otra parte del texto que tambien me llamo la atención es cuando dice "QUE ALGUIEN SE QUIERE MATAR Y NOSOTROS LE DECIMOS QUE NO". Yo creo que las personas que piensan así es porque tienen o han tenido algún problema y no lo han sabido solucionar, o no han tenido el apoyo necesario para hacerlo , y es verdad lo que el autor en el texto que quizás lo único que está pidiendo esta persona es que necesita desahogarse y hablar con alguien y a veces no nos damos cuenta de esas cosas por la vida que llevamos, que le damos más importancia a otras cosas en vez de a las primordiales.

Lo que quiero llegar a decir con esto es que a veces las personas necesitamos desahogarnos y contar nuestras cosas, y no tenemos con quien hacerlo, y por eso las personas desesperadas en la vida pueden llegar a pensar que la solución es el SUICIDIO.

Francia Hdez Lucchese 1ºBach E Noct. dijo...

La despedida (duelo) cada persona celebra un duelo diferente. Según ya sea por religión, sentimiento, o formas de pensar pero lo que tenemos que saber que es una despedida, que ya no estará con nosotros pero si estará en un ladito del corazón como recuerdo de quien quiera tenerlo.

Siempre lo recordarás como algo bonito y momentos buenos que viviste con esa persona, mientras que él estara viajando ¡quien sabe a donde! pero casi seguro que estará descansando. Le ofrecemos nuestro duelo para que sepa qué y quienes lo quisimos y para expresale por última vez en cuerpo y alma todo lo que sentimos así por él.

Para mi la parte que más me conmueve es "QUE ESTARÁ EN NUESTRO CORAZÓN COMO UN RECUERDO DE QUIEN QUIERA TENERLO"

Jennifer Gutiérrez 1º Bach E dijo...

DESPEDIR COSAS ACORDE A CADA ETAPA DE NUESTRAS VIDAS Todos tenemos que aceptar y asumir que TODO LO QUE NACE EN UN MOMENTO DADO MUERE, también tenemos que entender que la vida está llena de fases y etapas, en cada una de ellas aprenderemos algo que nos ayudará para formarnos como seres humanos en un futuro.

HAY QUE EVOLUCIONAR CONSTANTEMENTE y por eso es necesario que asumamos los papeles que tenemos o debemos hacer a lo largo de
nuestras vidas, una persona adulta no puede comportarse como un niño, aunque muchas veces queramos volver a ese tiempo y no tener
responsabilidades ni preocupaciones
lo ideal para nuestro fúturo es comprender que no se puede tomar esa desición sino que tenemos
que ir creciendo cada día y aceptando los nuevos retos.

Creo que es necesario entender que cuando alguien muere no se va del todo, porque mientras recordemos a esa persona seguirá presente en realidad nosotros tenemos el poder de decidir si una persona se va del todo o no...

Es cierto que nada es para siempre, excepto el recuerdo, NUESTROS RECUERDOS SON LA GUÍA DE NUESTRA VIDA, lo que hemos aprendido lo tenemos ahí y es lo que enseñaremos a los demás en un fúturo.

Si sabemos despedir cada etapa de forma adecuada y aceptando que HAY COSAS QUE SE VAN PERO OTRAS VENDRÁN estaremos mejor
preparados para dejar marchar a alguien que hemos perdido.
Todo esto nos ayudará a vivir en aceptación pero no quiere decir que seamos unas personas conformistas, al contrario, tenemos que tener muchas metas o sueños que cumplir para desarrollar todo lo que la vida nos ha enseñado.

A. Morales dijo...

Para cuando llegue la dama de la guadaña, que esté sereno esperándola, que no tenga asignaturas pendientes, ni deudas. Que haya sido capaz de haberme dado cuenta de que he vivido y que pueda mirar con dulzura a todos los seres a los que quise y desearles lo mejor. Que para entonces la suerte me haya por fin visitado, que el amor me haya devuelto la cordura. Y que pueda irme en paz y sonriendo, así sabrán todos que me voy reconciliado conmigo mismo. Si sospecháis que no es así, entonces, enterrarme cerca de la salida de emergencias.

Damián Machado 1ºBACH E dijo...

Cuando somos niños el miedo por la muerte nos corroe por nuestro cuerpo cada vez que escuchamos su nombre. Pero con el paso de los años vamos creciendo y nos damos cuenta de que es inevitable deshacernos de ella.
SI ESTASMOS PREPARADOS PARA DESPEDIRNOS DE LA INFANCIA,
LO ESTAREMOS PARA AFRONTAR LAS PÉRDIDAS PORQUE MADURAR ES TAMBIÉN SABER DECIR ADIÓS Y ACOGER LA ETAPA NUEVA
Un paso muy importante en nuestras vidas es la etapa de la madurez, dejamos atrás la forma infantil que nos caracteriza en esa edad y empezamos a ver la vida de otra forma, cada vez dependeremos menos de nuestros padres quienes nos han cuidado y protegido como mejor han podido y comenzaremos a madurar, a crecer y a darle sentido a esos sentimientos y preguntas sin respuestas que nos han acompañado durante toda la infancia.

Comenzaremos a comprender que la muerte es uno de los ciclos de la vida y tendremos que esperarla de la mejor forma posible, sin preocuparnos por el momento en que toque a nuestras puertas.

Las personas que se niegan a madurar y a entender mejor cada situación complicada de la vida sufrirán más puesto que siempre les recorrerá el miedo en su interior y no sabrán cómo empezar la vida sin ese ser querido que ya se marchó. Si ese ser querido es alguien del cual hemos dependido mucho, por ejemplo una madre que nos a resuelto todos nuestros problemas, nos veremos indefensos ante la sociedad puesto k no hemos vivido ese momento , el de sacarnos nosotros mismos ``las castañas del fuego´´

Amparo dijo...

Hola:
estos días he leído "Ruido de fondo" de Don Delillo. Aunque de escritura un poco enrevesada, el libro se vertebra en torno al tema de la muerte, a la imposibilidad de olvidar su presencia y a la deshumanización del sistema de vida, que nos hace estar siempre a un paso de desaparecer.
No creo que a la vida la defina la muerte. A la vida la define la vida, y la muerte es el punto final de la conciencia.

Me enrollo,
Saludos

Cynthia González González 1º Bach E Noct. dijo...

Lo que pienso es que cuando se nos muere alguien, tenemos que pasar un etapa de luto, una etapa en la que podamos recordar todo lo bueno de esa persona, y así, poder despedirnos de esa persona de una manera en la que no halla remordimientos por lo que hicimos o dejamos de hacer, si no lo hiciéramos nuestra mente no descansaría nunca ya que siempre estaríamos pensando en el, aunque cuando se nos muere alguien siempre lo tenemos muy presente, es de otra manera, es pensando bien y sin sentimiento de culpabilidad.
Por este motivo todos deberíamos de mostrar nuestros sentimientos en este momento y despedirnos como es debido de esa persona.

Laura Hdez 1º Bach E Noct dijo...

Empleamos muy poco tiempo de despedida para la persona a la que estamos velando. A todos se nos han muerto seres queridos y lo hemos pasado mal, puesto que eran personas importantes para nosotros.

También pienso que el duelo no nos sirve de “ ayuda” para pasar mejor el trago, puesto que cuando pierdes a una persona querida, e importante para ti, no por más o menos tiempo que veles su muerte lo habrás querido más o menos, y tampoco si acudes al duelo o no te ha dolido más su muerte que al que ha ido.Porque las cosas se demuestran con hechos durante la vida, y no cuando ya la persona muere decir: Cuánto le quise…

Romina Estévez 1º Bach E dijo...

En general creo que preferimos la muerte anunciada porque aunque nunca quieres que se muera un familiar muy cercano eso es ley de vida, pero así te puedes ir preparando para eso aunque a veces tú mismo lo ves tan mal a esa persona que prefieres que muera y descanse antes de seguir viéndola sufrir, pero de todas maneras es duro.
También es más duro que la persona a la que quieres y que esté bien se vaya de repente, esta muerte es mucho peor porque no te da tiempo a prepararte porque tenemos que entender que esto le va a pasar a todo el mundo incluido a mí seremos unos antes y otros después, pero todos nacimos y nos moriremos así es la vida.

Rubén Fdez 1º Bach E Noct dijo...

Estoy de acuerdo con lo que se habla en el texto sobre la muerte, porque en nuestra cultura tenemos mucho miedo e intentamos negar que se va a morir alguien y cuando no podemos despedirnos en condiciones cogemos una especie de depresión durante un tiempo pensando en que ya no está y no quedaste como querias con esa persona .

La muerte la asimilas mejor cuando ya lo sabes desde un tiempo que cuando te lo dicen de repente aunque te duele igual.

En en otras culturas distintas a la nuestra , la muerte se lo toman a bien , porque ellos dicen que cuando mueren estan en paz , sin problemas , ni preocupaciones Y el dia de su muerte en vez de hacer un entierro hacen una especie de fiesta para celebrar que ya están tranquilos y que acaba de empezar su nueva vida sin preocupaciones y sin molestias.

Tatiana Ramos1º BACH E Noct dijo...

En general la muerte es como un tema tabú, digo esto porque cuando se nombra la palabra muerte nos aterrorizamos.
Para mí la muerte es algo natural que tiene que pasar, es un bache más que hay en la vida y que los humanos tenemos que saber superarlo, sabemos que cuando se nos muere un familiar es muy doloroso pero tenemos que aceptarlo queramos o no ya que es ley de vida.
Conclusión: PIENSO QUE LA GENTE DEBERIA DE TENER MUCHO MAS MIEDO A OTRAS COSAS QUE A ESTE TEMA.

Adasat Peraza 1º Bach E dijo...

Cuando nos encontramos con la muerte de un familiar o ser querido, lo podemos tomar de dos formas; una de ellas es, si la muerte es esperada, debido a una enfermedad terminal,u otros, nos pilla mentalizandonos y preparandonos para lo peor.

Por otra parte, nos podemos encontrar con la muerte inesperada, en esta es en la que los familiares y seres queridos lo pasan peor, debido a un accidente de tráfico, un infarto o simplemente la muerte súbita, no estamos preparados ni mentalizados para un golpe como estos.
Despues de enterarnos de la muerte de alguien debemos de realizar un duelo. El duelo es como una despedia al ser querido que nos abandona, es un tiempo de reflexion que tenemos las personas que vivimos para asimilar lo que ha sucedido.
EN REALIDAD NADIE DE NUESTRA SOCIEDAD ESTA PREPARADO PARA ABANDONAR ESTE MUNDO O PARA QUE ALGUN SER QUERIDO NOS DEJE.
La muerte es algo que cientificamente se puede explicar, pero nadie sabe en que consiste realmente, ninguna de las personas fallecidas se ha puesto en contacto para decirnos si después de la muerte, volvemos a vivir o simplemente cuidaremos a nuestra gente desde otro sitio.
Cuado alguien muere debemos de expresar lo que sentimos, no debemos de cohibirnos, si nos apetece llorar...lloremos, es una manera de desahogarnos y de sentirnos incluso un poco mejor.
En definitiva, nuestra sociedad no esta mentalizada de que la muerte es algo que realmente pertenece a la vida, la mayoria de las personas tiene miedo de que llege su muerte y no se dan cuenta de que " Para MORIR solo hay que estar VIVO ".

shiel... dijo...

bueno pues para mi simplemente, cada pais, tiene una cultura y como tal, cada uno tiene el derecho de enterrar a la persona que muere en la forma que mas crea conveniente, enterrandolo, quemando el cadáver, haciendo una reunion en la casa del muerto, etc...

esta claro que cuando una persona familiar o muy allegada a nosotros muere, nos cuesta mucho asimilarlo y estamos mucho tiempo metido en una especie de depresión. nos preguntaremos entonces, ¿pero por que?,¿ si se cuidaba y estaba bien ?...es cuando tenemos que dejarnos de preguntas y saber que la vida fue hecha así y que a todos nos llegará la hora.Sin embargo, nadie de este munndo que este vivo, sabe lo que sucede una vez despues de muerto, es cuando hay que agarrarnos a la fé y creer que el ser que desaparece estará bien, descansando junto a dios.

Beatriz Glez 1º Bach E dijo...

LA MUERTE Y LOS DUELOS
La pérdida de un ser querido es muy dolorosa, sabemos que no volveremos a ver a esa persona y el vacío que deja en nuestra vida es terrible, si tuvo una enfermedad, pensamos que para que estuviera sufriendo lo mejor era que descansara pero cuando pasa cuando menos te lo espera, duele muchísimo, es un dolor tan grande que la vida te cambia en un segundo. PIENSAS EN TODAS LAS COSAS QUE SE QUEDARON POR HACER, POR DECIR Y POR PASAR buenos momentos que estaban por llegar.
Por ejemplo, que se muera un hijo, esa madre se tiene que sentir como si ella también estuviera muerta pero en vida, se hará mil preguntas, y pensara por qué él y no yo y si ese hijo es pequeño pensará que ni siquiera le dio tiempo a crecer ni descubrir las cosas de la vida.
Sin embargo, la muerte no es lo mismo que el adiós que ese hijo te dice cuando se independiza, o se va a otra ciudad o simplemente el adiós porque se va a trabajar, EL ADIÓS DE LA MUERTE ES PARA SIEMPRE.
BEATRIZ GONZÁLEZ YANES 1º E SP

A. C. dijo...

Aixa del C. González. Bachillerato nocturno 1º E.

En nuestra vida se nos plantean muchísimas veces etapas que debemos de superar y concluir. Algunas más fáciles de superar que otras. En este tema que abordamos, la muerte es una de las etapas, la cual es de las mas complejas de superar, ya que sino
preparamos bien la despedida de la etapa, al final cargamos con el “fantasma” del fallecido.

En la antigüedad cuando unos padres perdían un hijo, los mismos médicos
recomendaban a los padres tener otro hijo para cubrir esta falta… de esta forma no
dejaban que los padres hicieran bien esta despedida, no dejaban que esa muerte fuera
aceptada, ya que este nuevo hijo cubría esa falta. El problema viene dado cuando el nuevo hijo no viene por haber sido deseado sino por “tapar” esa falta e incluso cuando
se le da al nuevo hijo el mismo nombre y este de forma automática carga este con el hermanito muerto.

Cuando una muerte está “preparada”... tras una larga espera por una serie de circunstancias, por ejemplo la de una enfermedad terminal, se hace una despedida de una forma más aceptada. Sin embargo, si esta es inesperada, la preparación y la misma es muy compleja, ya que aquí es cuando se da más veces el caso de “la no superación”.

En cada país hay una cultura diferente, hay diversidad en las creencias y demás factores que hacen que la muerte y los procedimientos que esta conlleve se tome de una forma diferente, pero aun así nadie en nuestra sociedad existente está preparado para abandonar este mundo, o para que un ser querido lo deje. Este es un proceso el cual debemos de pasar, del que nos debemos de despedir y afrontar ya sea diciendo lo que sentimos, mostrándolo (comúnmente a través del lloro) o simplemente meditándolo… pero se debe de hacer ya que la vida tiene un fin inevitable el cual es LA MUERTE…

Ruyman 1º Bach E dijo...

Los llamados "salvajes" del amazonas, cuando muere alguien, hacen unas ceremonias hermosas llenas de sentimientos y respeto, esta parte me ha llamado mucho la atención por como lo viven las distintas culturas, en realidad la muerte no es el fin de la vida, es una liberación, que salimos de este mundo sufrimiento y dolor.

En nuestra cultura la muerte es un tema que lo tenemos apartado, sabemos que está pero la ignoramos, suprimiendo nuestros sentimientos si no aprendemos a hacer el duelo, no dejamos atrás los recuerdos de esas pernas y nos acarrea problemas de salud o de otras formas directa o indirectamente; los indígenas ven la muerte como algo sagrado están una semana con el difunto lo preparan para subía y todos apoyándose eso es algo que no se ve hoy día es lamentable que la cultura más avanzada seamos en realidad los salvajes.

Anjara Oramas 1º Bach E dijo...

hay dos tipos de muertes: la inesperada y la anunciada".
Reconocemos que la anunciada es "mejor" porque conoces los deseos de esa persona para llevar a cabo su duelo, mientras que en la inesperada no...
También habría que reconocer que puede ser peor la angustia de ver como poco a poco se va una persona querida, ya que a veces sería mejor que pasara de forma inesperada, aunque se desconozcan los deseos de esta persona.
Sin embargo, cuando la muerte es anunciada queda más tiempo para resolver problemas, discusiones y también el duelo cosa que no podríamos hacer con una muerte inesperada, y eso podría marcarnos de por vida, ya que saber que lo último que le has dicho a alguien antes de morir fuera malo, no podrías perdonártelo.
Cuando la muerte es inesperada, hay que hacer un esfuerzo sobrehumano para llevar a cabo el duelo, ya que al no saber lo que desea esa persona debes ponerte en su lugar y pensar que desearía...
Esto puede ser traumatico para una persona cercaca a su muerte, ya que remueve mucho tiempo algo que no le gusta recordar a nadie

Caminante dijo...

Un depresivo profundo está muerto, por mucho que sus deudos quieran verle vivo, le digan que está vivo.
La muerte es la ausencia absoluta de deseo, de deseo de algo... hacer algo, llegar a algún sitio, conseguir una pequeña o gran meta...
Otra forma de muerte, más romántica ella, es cuando desaparecemos del recuerdo de los que nos trataron, de los que nos quisieron... a pesar de todo.
La muerte, poca gente se atreve a hablar de ella con normalidad.
La más cruda y definitiva es la física, estoy, no estoy.

Un abrazo: PAQUITA

Filoabpuerto dijo...

PAQUITA

Creo que una de las más dolorosas es esa que tu calificas de romántica.

Abrazos
Merce