lunes, 22 de febrero de 2016

246.- TAREA para 21-02-16


Image

14 comentarios:

Rubén 2ºBach A dijo...

En el año 2000, por aquel entonces el Papa Juan Pablo II, reconoció por toda la comunidad católica los errores históricos que tuvieron años atrás y pidió perdón por todos estos. En estos errores destacaban la condena que sufrió Galileo Galilei por parte de esta iglesia al seguir las teorías copérnicas, también se encontraba el error de haber herido la dignidad de la mujer y el error de dividir a los cristianos.

Malcolm Brown reverendo, director de misión y asuntos públicos de la iglesia anglicana por aquel entonces, en el 2008, pidió perdón al biólogo inglés Charles Darwin en nombre de toda la comunidad anglicana por haberse opuesto de manera excesivamente emocional a su teoría de la evolución. Esta comunidad admitieron que se dejaron llevar por “un fervor antievolucionista” y que actuaron a la defensiva ante los conocimientos de Darwin.
Después de el perdón de la iglesia anglicana al biólogo, Gianfranco Ravasi, presidente del consejo de cultura de la iglesia católica declaró que su comunidad en ningún momento prohibió algún libro de Darwin ni que fue condenado por esta iglesia.

Josué 2º Bach A dijo...

El papa Juan Pablo II pide perdón (el 31 de octubre de 1992) por la condena injusta de Galileo Galilei y rehabilita al filósofo y matemático de Pisa, al tiempo que presenta el libro Copérnico, Galileo y la Iglesia: fin de la controversia (1820), en el que se establece que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia. Galileo llegó a abjurar de sus ideas y pese a ello fue condenado.

Daniel M. 2º Bach A dijo...

A lo largo de la historia,ciencia y religión no han estado siempre separadas. En la antigua Grecia y Roma, fueron los monjes de los monasterios de Occidente los que lograron preservar y transmitir todo el conocimiento científico y filosófico de aquellas épocas previas al cristianismo.Los Jesuitas del Colegio Romano eran serios astrónomos e incluso el creador de las leyes en las que se fundamenta la actual genética, fue un monje agustino, Mendel.

Sin embargo, en épocas como la Edad Media e incluso la Edad Moderna,la Iglesia perseguía a todo aquel que fuera en contra de sus dogmas y verdades,por tanto muchos científicos fueron condenados u obligados a retractarse para no ser penalizados. Algunos ejemplos de esto son científicos como Copérnico,Kepler,Miguel Servet etc... Pero quizá los dos ejemplos más ilustrativos e importantes son Galileo Galilei y Charles Darwin.

Galileo Galilei investigó sobre el movimiento de los cuerpos celestes, presentando así como cierta tras largas investigaciones la teoría heliocentrista, según la cuál la Tierra giraba alrededor del Sol, además de sobre su eje de rotación. Finalmente tras ser investigado, Galileo fue condenado a cadena perpetua, y después a arresto domiciliario. No fue hasta 359 años después, en 1992, cuando la Iglesia Católica(Juan Pablo II), pidió perdón por la condena de Galileo, al considerarla injusta, y ha establecido que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia, una compensación póstuma que no compensa los años de lucha de Galileo y otros muchos científicos.

Con respecto a Charles Darwin, biólogo que instauró el evolucionismo en el que se basa mucha de la biología moderna, también fue constantemente acosado por la Iglesia. Dado que la Iglesia planteaba un origen de la vida creacionista, fue contraria a este evolucionismo Darwiniano, pero finalmente lo adaptó a su concepción del universo,ya que el evolucionismo no contradecía que hubiera un Dios que creara el universo y a partir de ahí, se podría haber desarrollado el mecanismo de la evolución, a esto se lo llamó evolucionismo teísta.El primero en pedir perdón a Sir Charles Darwin fue el pontífice Juan Pablo II, tras esto se fue instalando en el seno de la Iglesia la idea de conciliar el evolucionismo con la fé. También la iglesia anglicana, en 2008 ha pedido disculpas a Darwin mediante este mensaje:

"Charles Darwin: 200 años después de tu nacimiento, la Iglesia de Inglaterra te debe una disculpa por malinterpretarte y por, además de tener una reacción equivocada, haber animado a otros a no comprenderte tampoco. Tratamos de practicar la antigua virtud de 'fe buscando la comprensión' y confiamos en que esto suponga una reparación". En ella,Malcom Brown como representante de la Iglesia Anglicana, afirma que han estado equivocados en acoger un fervor antievolucionista durante tantos años, así como también lo hicieron con Galileo Galilei.

Víctor A. 2º Bach A dijo...

DARWIN
Cuando, en 1859, Charles Darwin acuñó el evolucionismo, la Iglesia puso el grito en el cielo y tachó su teoría de «quimera de un ateo blasfemo». El evolucionismo fue tajantemente rechazado por la Iglesia hasta el pontificado de Pío XII, el primer Papa que dejó entrever la posibilidad de que no fuese absolutamente incompatible con la fe. Pero la rehabilitación del darwinismo tardó en llegar.
El Pontífice que tuvo el arrojo de pedir perdón y rehabilitar a Darwin fue Juan Pablo II, el Papa perdonador. El 24 de octubre de 1996 Wojtyla reconocía públicamente que el evolucionismo «es ya más que una sola hipótesis». Todavía entonces, algunos fundamentalistas católicos se escandalizaron. Y es que, durante muchos siglos, la Iglesia había sostenido y explicado el origen del Universo y de la especie humana ateniéndose literalmente al relato bíblico del Génesis, en el que Dios crea el mundo en siete días y al hombre del barro de la tierra.
GALILEO
Galileo sufrió la intransigencia religiosa ya que fue obligado por la Inquisición a retractarse públicamente y negar su adhesión a la teoría copernicana sobre el heliocentrismo.
El 9 de mayo de 1983, durante un discurso a los participantes del Simposio Internacional celebrado con ocasión del 350º aniversario de la publicación de” los Diálogos” sobre los dos máximos sistemas del mundo, el pontífice Juan Pablo II dejó sin efecto la condena a Galileo que databa de 1633. En su discurso marcó su satisfacción por el "fecundo y profundo diálogo entre la Iglesia y la ciencia" y reconoció el daño provocado al astrónomo: "Volviendo al caso Galileo, reconocemos, ciertamente, que tuvo que sufrir de parte de los organismos de la Iglesia". Además, agregó que la experiencia vivida por la Iglesia en dicho caso "permitió una maduración y una comprensión más exacta de su propia autoridad".

RESPUESTA : Sí , la Iglesia ha pedido perdón por la condena tanto de Darwin como la de Galileo.

Ariadna 2º Bach A dijo...

parte primera

A lo largo de la historia de la humanidad la Iglesia católica siempre ha mantenido una fuerte influencia en todos los ámbitos existentes. Pero, hubo una época en especial en la que la Iglesia católica tuvo su mayor auge, la Edad Media (s. V- s. XV). Se le designa como un periodo de gran oscuridad puesto que no existió casi movimiento científico ni filosófico a causa de la presión ejercida por la Iglesia, la cual perseguía y condenaba a todo aquel que mostrara o propusiera pensamientos o ideales contrarios a los establecidos por esta (naciendo así la Santa Inquisición).
Galileo Galiei y Charles Darwin fueron dos grandes científicos de la época y ambos fueron condenados a muerte por la Santa Inquisición.
Galileo Galilei fue un astrónomo, filósofo, ingeniero, matemático y físico italiano, relacionado estrechamente con la revolución científica. Sus logros incluyen la mejora del telescopio, gran variedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyo determinante al copernicanismo. Ha sido considerado como el “padre de la astronomía moderna”, el “padre de la física moderna” y el “padre de la ciencia”. Fue condenado por la Iglesia al considerarlo hereje por defender, a través del método científico y a riesgo de su propia vida, la teoría heliocéntrica de Nicolás Copérnico.
Charles Darwin fue un naturalista inglés que postuló que todas las especies de seres vivos han evolucionado con el tiempo a partir de un antepasado común mediante un proceso denominado selección natural. La evolución fue aceptada como un hecho por la comunidad científica y por buena parte del público en vida de Darwin, mientras que su teoría de la evolución mediante selección natural no fue considerada como la explicación primaria del proceso evolutivo hasta los años 1930. Actualmente constituye la base de la síntesis evolutiva moderna. Con sus modificaciones, los descubrimientos científicos de Darwin aún siguen siendo el acta fundacional de la biología como ciencia, puesto que constituyen una explicación lógica que unifica las observaciones sobre la diversidad de la vida. Fue condenado por la Iglesia por ello, al considerarlo a igual que a Galileo hereje e ir en contra de las sagradas escrituras.
Con el paso de tiempo, la Iglesia ha tenido que adaptarse a los descubrimientos científicos, dando paso a la elaboración de nuevas verdades absolutas que no son precisamente las expuestas en las sagradas escrituras. Ahora bien, ¿ha rectificado la Iglesia respecto a la condena de Galileo y Darwin, entre otros muchos, al darse cuenta de que en realidad lo equívoco no era lo que estos defendían?
Parece ser que sí. Asombrosamente, la Iglesia ha dejado de lado su orgullo doctrinal para admitir que las teorías defendidas por estos dos científicos no eran erróneas.
La rectificación sobre Galileo Galilei fue sobre el año 1992 (trescientos cincuenta años después de su muerte). Aquí están algunos recortes de prensa que lo demuestran: (noviembre 1992).
En uno de ellos, “El Periódico”, de Barcelona (01/11/1992), a grandes titulares:
“LA IGLESIA ABSUELVE A GALILEO TRES SIGLOS DESPUÉS DE SU “PECADO””
Y en subtitulares:
“JUAN PABLO II CALIFICÓ AYER AL CIENTÍFICO DE “FÍSICO GENIAL” Y “CREYENTE SINCERO””
“EL INFORME DE REHABILITACIÓN DEL ASTRÓNOMO CONCLUYE 13 AÑOS DE INVESTIGACIONES”
Todas estas frases pueden aplicarse igualmente a la rectificación sobre Darwin formulada en ese último octubre de 1996.

Ariadna 2º Bach A dijo...

Parte segunda

A partir de primeros del siglo XIX, la Iglesia (por la fuerza de las circunstancias), ha tenido que ir aceptando la interpretación no literal de algunos textos bíblicos. Así, cuando la Geología planteó la antigüedad de la Tierra, los seis días de la Creación se han interpretado como seis periodos.
Sin duda, los límites de la antigüedad de la Tierra (como tantos otros límites), han sido sobrepasados en mucho, en lo que se podría haber pensado en aquellos tiempos del siglo XIX. Y así sucesivamente con el resto de verdades científicas. De la antigüedad de la Tierra se pasó a la antigüedad del hombre (unos seis mil años, según la cronología bíblica) y a la Teoría de la evolución biológica de las especies, etc. Si la teoría de la evolución de las especies, o cualquier otra teoría, son más que una hipótesis, las derivaciones y conclusiones que se hagan de ella (tanto por parte materialista como espiritualista), no dependen del criterio del Papa, que solamente pueden tener en cuenta los creyentes católicos. Para los demás, esto no tiene relevancia, como ya se dijo en la prensa cuando el Pontífice “rehabilitó a Galileo” hace cuatro años, o como ahora que ha “rehabilitado a Darwin”.
A pesar de que esto ha sido un gran avance y un acto de humildad por parte de la Iglesia, no han dejado del todo su orgullo doctrinal ya que, aunque han admitido la veracidad de las teorías propuestas por estos científicos, no han pedido disculpas por haberles condenado en un pasado. Esperemos que aprendan de los errores del pasado y no vuelvan a cometer ningún acto del que en un futuro se puedan arrepentir y, si esto pasara, que nosotros también sepamos actuar y no permitamos que ocurra.


BIBLIOGRAFÍA:
https://www.saberespractico.com/estudios/cultura-general/quien-fue-galileo-galilei-que-hizo-resumen/
http://www.cbce.info/web/index.php/articulos-josep-casanovas/132-la-iglesia-catolica-se-rectifica-en-relacion-a-galileo-y-darwin
http://sobrehistoria.com/la-iglesia-en-la-edad-media/

Christian 2º Bach A dijo...

En el caso de Galileo, la iglesia si le pidió perdón, aquí te dejo un trozo de un articulo publicado en el periódico El País, que me ha parecido interesante:


Juan Pablo II pidió perdón por la condena injusta de Galileo Galilei y rehabilitará al filósofo y matemático de Pisa, al tiempo que presentará el libro Copérnico, Galileo y la Iglesia: fin de la controversia (1820), en el que se establece que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia. Galileo llegó a abjurar de sus ideas y pese a ello fue condenado.

A Galileo, que, ante el tribunal presidido por el cardenal Roberto Belarmino, bajó la cabeza para salvarla, aunque sin dejar de repetir su célebre eppur, si muove (y sin embargo, se mueve), se le concede así una satisfacción póstuma incapaz de remediar la amargura y la soledad de los últimos años de su vida, transcurridos en cárceles y encierros domiciliarios, como correspondía a un "penitente de la Inquisición"


En el caso de Darwin, también le han pedido perdón, te dejo un muestra de una pagina donde explica un poco el por qué de este perdón:



Los anglicanos han declarado lo siguiente: "Charles Darwin: 200 años después de tu nacimiento, la Iglesia de Inglaterra te debe una disculpa por malinterpretarte y por, además de tener una reacción equivocada, haber animado a otros a no comprenderte tampoco. Tratamos de practicar la antigua virtud de 'fe buscando la comprensión' y confiamos en que esto suponga una reparación".

Así de clara, y siguiendo las enseñanzas de arrepentimiento enseñadas por Dios con su ejemplo, la Iglesia Anglicana ha pedido disculpas públicas.

Laura García 2º Bach A dijo...

Galileo fue condenado ante el tribunal presidido por el cardenal Roberto Belarmino, bajó la cabeza para salvarla, aunque sin dejar de repetir su célebre eppur, si muove (y sin embargo, se mueve), se le concede así una satisfacción póstuma incapaz de remediar la amargura y la soledad de los últimos años de su vida, transcurridos en cárceles y encierros domiciliarios, como correspondía a un "penitente de la Inquisición". El filósofo pisano nunca pensó que las cosas hubieran llegado a ese punto, ya que la racionalidad de sus argumentos le daban una seguridad a la que también contribuían en medida cierta las buenas relaciones que le unían al Papa de su época, Maffeo Barberini, coronado como Urbano VIII.
Juan Pablo II pedirá hoy -359 años, 4 meses y 9 días después de la sentencia de la Inquisición- perdón por la condena injusta de Galileo Galilei y rehabilitará al filósofo y matemático de Pisa, al tiempo que presentará el libro Copérnico, Galileo y la Iglesia: fin de la controversia (1820), en el que se establece que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia. Galileo llegó a abjurar de sus ideas y pese a ello fue condenado.


Darwin.
El 14 de septiembre de 2008 la Iglesia de Inglaterra se dispone a pedir disculpas a Charles Darwin por haberse opuesto de manera "excesivamente emocional" a su teoría de la evolución, publicada en 1859 bajo el título "El origen de las especies por medio de la selección natural".
En ella, los anglicanos admitirán que se dejaron llevar por "un fervor antievolucionista" y que actuaron de una manera demasiado emocional y a la defensiva cuando Darwin (1809-1882) expuso las ideas que romperían con la interpretación de la creación del mundo en siete días, tal como está expuesta en el Génesis, y que el gran científico completaría en una obra posterior, "El Origen del Hombre" (1871), en la que defendió que el hombre desciende de un antepasado común con los simios.

Víctor Germán 2ºBach A dijo...

Condena a Galileo. ( parte primera)
Juan Pablo II pedirá hoy -359 años, 4 meses y 9 días después de la sentencia de la Inquisición- perdón por la condena injusta de Galileo Galilei y rehabilitará al filósofo y matemático de Pisa, al tiempo que presentará el libro Copérnico, Galileo y la Iglesia: fin de la controversia (1820), en el que se establece que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia. Galileo llegó a abjurar de sus ideas y pese a ello fue condenado.
A Galileo, que, ante el tribunal presidido por el cardenal Roberto Belarmino, bajó la cabeza para salvarla, aunque sin dejar de repetir su célebre eppur, si muove (y sin embargo, se mueve), se le concede así una satisfacción póstuma incapaz de remediar la amargura y la soledad de los últimos años de su vida, transcurridos en cárceles y encierros domiciliarios, como correspondía a un "penitente de la Inquisición".El filósofo pisano nunca pensó que las cosas hubieran llegado a ese punto, ya que la racionalidad de sus argumentos le daban una seguridad a la que también contribuían en medida cierta las buenas relaciones que le unían al Papa de su época, Maffeo Barberini, coronado como Urbano VIII.
El 1632, Galileo publicó en Florencia su Diálogo sobre los dos Máximos Sistemas, tolomeico y coperniquiano, en el que defendía la concepción heliocéntrica del universo formulada por Copérnico, frente a la afirmación de que el sol giraba en torno a la Tierra, que estructuraba el sistema de Tolomeo.
El libro suscitó pronto el interés de los ambientes intelectuales europeos y la desconfianza de la Iglesia, que hasta entonces había encontrado en Tolomeo una confirmación científica del antropocentrismo inmanente a su fe en la creación.
"La naturaleza y la Biblia derivan ambas de Dios, y es absurdo querer contradecir la naturaleza, que es la expresión directa de la voluntad divina, sobre la base de la interpretación humana de las Sagradas Escrituras. Por el contrario, se debe aprender a leer e interpretar las escrituras a través de la naturaleza", sostuvo Galileo ante el tribunal que le procesó en 1633, después de que fracasara en sus intentos de entrevistarse con Urbano VIII.
De poco le sirvió. Cansado, viejo y enfermo, abjuró de sus ideas el 30 de abril, pero a pesar de ello fue condenado a prisión el 22 de junio del mismo año indicado.
El papa Barberini impidió que a Galileo le fuera erigido tras su muerte un mausoleo, que sólo pudo ser levantado en el siglo XVII, y la Iglesia no revisó formalmente su proceso hasta el siglo XIX. Pero ya en 1757 fue retirada la prohibición eclesiástica de publicar libros en los que se sostuviera que la Tierra se mueve.
En la segunda década del siglo pasado, el Santo Oficio, heredero de la Inquisición, revisó durante tres años el debate sobre Copérnico y Tolomeo, que concluyó con un decreto archivado sin publicidad.
En 1823, el papa Pío VII autorizó la publicación de las Lecciones de astronomía de un canónigo llamado Giuseppe Settele que sostenía, como Galileo, que la Tierra giraba alrededor del sol.
El libro que el Papa presentará hoy al público recoge las acta de los debates que el Santo Oficio concluyó en 1820.
Karol Wojtyla, polaco como Copérnico, se interesó por Galileo desde el comienzo de su pontificado, y ya el 10 de noviembre de 1979, con motivo de la conmemoración del primer centenario de Albert Einstein, creó una comisión que revisara su caso.
"Pretendo que teólogos, científicos e historiadores, animados de un espíritu de sincera colaboración, profundicen el examen del caso de Galileo y remuevan las desconfianzas que aquél proyecta todavía, en la mente de muchos, a la fructuosa concordia entre ciencia y fe, entre la Iglesia y el mundo", afirmó el pontífice. Gracias a esa comisión, se ha llegado hoy a la absolución de Galileo.

Víctor Germán 2ºBach A dijo...

Condena a Darwin.
La Iglesia Anglicana pidió perdón por condenar a Charles Darwin con su teoría de la evolución de las especies. La Iglesia Católica organiza un Congreso que debatirá sobre el tema, y ha dejado en claro que nunca se condenó ni prohibió el trabajo de Darwin.
La Biblia dice que Dios creó al hombre con barro, le dio su "aliento de vida" y lo puso en el Paraíso, después lo quitó una costilla y creó a la mujer.
La ciencia ha comprobado que el hombre desciende del mono y Sir Charles Darwin ha sido el que ha elaborado la teoría de la evolución.
La Iglesia, que condenó a Copérnico y lo perdonó cientos de años más tarde, ha dicho que "no existe contraposición entre la fe y la teoría de la evolución".
El presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, Gianfranco Ravasi, afirmó hoy que no existe contraposición entre la fe y la teoría de la evolución de Charles Darwin y recordó que el naturista británico nunca fue condenado por la Iglesia católica.
El prelado ha admitido que los teólogos necesitan "un acto de humildad", pero que los científicos también deben superar "la arrogancia", cuando se habla del evolucionismo.
Ravasi ha presentado el Congreso Internacional que se realizará en Roma sobre la "Evolución biológica" y parte de los escritos de Darwin de hace 150 años.
Consultado por la posición de la Iglesia y si se le pediría "perdón" a Darwin, el sacerdote ha aclarado que "nunca se le condenó" y su libro El origen de las Especies, "nunca fue prohibido".

Carlos Fariña 2º Bach A dijo...

Galileo Galilei y Charles Darwin fueron dos grandes exponentes de la ciencia durante su época, y de la revolución científica, con la Teoría Heliocentrista y la Teoría del “Origen de las Especies”, respectivamente. Sin embargo, a pesar de haber vivido y realizado sus propios hallazgos en siglos distintos, ambos sufrieron el castigo de la Santa Inquisición debido a sus teorías, aunque fundamentadas, revolucionarias.

En 1632, Galileo hizo público su diálogo sobre los sistemas postulados por Ptolomeo y Copérnico, donde defendía la concepción Copernicana del universo, estructurada en un sistema heliocentrista. La Iglesia consideró esta afirmación como peligrosa y blasfema para la fe, y fue condenado por la Inquisición en 1633, por su teoría en la que La Tierra giraba alrededor del Sol, y no al contrario, como estipulaba la Sagrada Biblia. Además, fue obligado a retractarse, de ahí su famosa frase “y sin embargo, se mueve”, y a cumplir arresto domiciliario de manera permanente.
La Iglesia nunca llegó a pedir disculpas por la condena del astrónomo italiano. Únicamente llegó a recibir elogios póstumos, como por ejemplo el de Benedicto XVI, en el que afirmó que tanto él como otros científicos habían contribuido a comprender mejor y “contemplar con gratitud los trabajos de Dios”. Nunca llegó a pedir disculpas, hasta 1992, por parte de Juan Pablo II. Un perdón con origen en el año 1979, cuando creó una comisión formada por integrantes de diversos sectores de la comunidad científica, con el fín de estudiar el caso del astrónomo de Pisa.

Por otra parte, la publicación de la teoría “El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural”, en 1859 por Darwin, también suscitó una reacción bastante tajante de la Iglesia Católica, rechazando de manera rotunda la teoría, e incluso moldeando el pensar de la opinión pública de la época(todavía muy influenciada por la religión), provocando así un rechazo generalizado y sátiras sobre sus teorías.
En 1996, Karol Wojtyla, más conocido como Juan Pablo II, fue el pontífice que finalmente reconoció los errores de la Iglesia, perdonando y rehabilitando a Darwin, reconociendo que el Evolucionismo “es ya más que una sola hipótesis”. También, en 2008, la Iglesia Anglicana de Inglaterra se dispuso a pedir perdón al científico, alegando su reacción de “oposición excesivamente emocional”, y admitiendo que se “dejaron llevar por un fervor antievolucionista”. En adición, reconocieron que con su oposición y rechazo a las teorías de Darwin, repitieron el mismo error que cometió el Vaticano con Galileo en el siglo XVII. La carta de disculpas cita textualmente así:
"Charles Darwin: 200 años después de tu nacimiento, la Iglesia de Inglaterra te debe una disculpa por malinterpretarte y por, además de tener una reacción equivocada, haber animado a otros a no comprenderte tampoco. Tratamos de practicar la antigua virtud de 'fe buscando la comprensión' y confiamos en que esto suponga una reparación".




BIBLIOGRAFÍA

http://elpais.com/diario/1992/10/31/sociedad/720486009_850215.html
http://larepublica.pe/24-12-2008/el-vaticano-le-pide-perdon-galileo-galilei
http://www.abc.es/20080914/nacional-sociedad/iglesia-anglicana-pide-perdon-200809141739.html
http://elpais.com/diario/2008/09/15/sociedad/1221429605_850215.html
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/09/15/ciencia/1221477453.html
http://www.elmundo.es/especiales/2009/02/ciencia/darwin/seccion4/seccion44.html

Airam 2º Bach A dijo...

Efectivamente, la Iglesia se ha retractado (en cierto modo) con respecto a las condenas de estos dos científicos que fueron juzgados por exponer sus teorías, que resultaron ser ciertas. El caso es que todo no es más que mera presencia diplomática, para excusarse de uno más de los enormes errores que ha cometido debido al exceso de poder del que gozan. Sin embargo, esta "disculpa" carece de validez y veracidad, y poco puede hacer ya para devolver el honor a estos dos grandes personajes de la historia que por culpa de esas condenas fueron tratados de locos o indecentes. Es por esto que yo creo que vale, está bien que quieran disculparse, pero como dice el refrán: "a lo hecho, pecho" así pues, las cosas no se solucionan pidiendo perdón, sino tratando de no llegar nunca a crear un conflicto como este.

Anggie 2º Bach A dijo...

La Iglesia si se retractó (en cierto modo) con respecto al castigo de estos reconocidos científicos quienes fueron juzgados por exponer sus teorías, que al fin y al cabo resultaron ciertas.Todo se trata de presencia diplomática, para excusarse del error mas común cometido , excederse del poder del que gozan. No obstante, esta disculpa no es válida, y hay poco que hacer para poder rectificar las cosas y limpiar el "honor" de estos dos grandes de la Ciencia, quienes fueron tratados como locos. Así que en mi opinión lo hecho hecho está y hay que aprender afrontar nuestros "errores" ya que siempre no es posible arreglarlo con un simple "perdón".

Laura Cabrera 2º Bach A dijo...

Juan Pablo II pide -359 años, 4 meses y 9 días después de la sentencia de la Inquisición- perdón por la condena injusta de Galileo Galilei y rehabilitará al filósofo y matemático de Pisa, al tiempo que presentará el libro Copérnico, Galileo y la Iglesia: fin de la controversia (1820), en el que se establece que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia. Galileo llegó a abjurar de sus ideas y pese a ello fue condenado.

Karol Wojtyla, polaco como Copérnico, se interesó por Galileo desde el comienzo de su pontificado, y ya el 10 de noviembre de 1979, con motivo de la conmemoración del primer centenario de Albert Einstein, creó una comisión que revisara su caso.
"Pretendo que teólogos, científicos e historiadores, animados de un espíritu de sincera colaboración, profundicen el examen del caso de Galileo y remuevan las desconfianzas que aquél proyecta todavía, en la mente de muchos, a la fructuosa concordia entre ciencia y fe, entre la Iglesia y el mundo", afirmó el pontífice. Gracias a esa comisión, se ha llegado hoy a la absolución de Galileo.

"Y 200 años después de tu nacimiento, la Iglesia de Inglaterra te debe una disculpa por malinterpretarte y por, además de tener una reacción equivocada, haber animado a otros a no comprenderte tampoco. Tratamos de practicar la antigua virtud de 'fe buscando la comprensión' y confiamos en que esto suponga una reparación".
Con estas palabras la iglesia anglicana ha pedido disculpas a Charles Darwin por haberse opuesto de manera "excesivamente emocional" a su teoría de la evolución, publicada en 1859 bajo el título 'El origen de las especies por medio de la selección natural'.
La declaración ha sido redactada por el reverendo Malcolm Brown, el director de misión y asuntos públicos de la Iglesia de Inglaterra, publicada en una web de la propia iglesia anglicana que promueve las ideas de Darwin.