viernes, 16 de marzo de 2007

40.- Sobre el desánimo....




En ocasiones nos desanimamos, nos sentimos algo flojos, cansados, lo que nos rodea parece perder de pronto, interés.... Quizá ocurre porque perdemos algo el rumbo y no sabemos dónde dirigirnos.

( Post de Dailys 2º Bach A )

12 comentarios:

merce padilla dijo...

Dailys: Esto siempre ocurre a esta altura del curso; sobre todo se precibe en 2º de Bach, l@s alumn@s que quieren aprobar el curso tienen algo de ansiedad , tod@s los profes incrementamos el ritmo, queremos dar toda la materia, está la PAU a la vuelta de la esquina quedan sólo dos meses para terminar, vosotr@s los de 2º terminaréis sobre el 20 de mayo y todo eso, unido al cansancio que se va acumulando, provoca un poco de desánimo. Pero es tiempo también de primavera, de aromas en el aire, de cálidos recreos, de satisfacción por todo el trabajo hecho. Es tiempo de ANIMARSE

Victoria Gelvis (1º Bach A ) dijo...

RESUMEN DE UN ARTÏCULO

El desánimo es un problema universal y contagioso.

Decimos que es universal porque nos afecta a todos, sin distinción de edad, nivel socioeconómico, sexo o escolaridad: en mayor o menor grado, todos nos vemos afectados por estados de desánimos en los que no estamos dispuestos a cambiar la situación en la que se está o a iniciar algún nuevo camino; se puede tratar de situaciones momentáneas o pasajeras que son superadas en horas o días o en un estado extremo –depresión profunda- en el que se llega al grado de no tener interés por nada y hasta de no querer vivir.

Repetitivo porque a lo largo de nuestra vida se presenta en muchas y muy variadas ocasiones: nadie está exento de “caer en sus redes” y no querer hacer cosa algunas en más de una ocasión en el año, en el mes o en la semana; una mayor frecuencia debería ser “la luz roja”para pedir ayuda profesional.

Contagioso porque es muy alto el riesgo de que el desanimado con el que compartimos el hogar, la oficina o cualquier otro tipo de convivencia

fernando gómez dijo...

No hay mayor limitante que declararse derrota antes de la batalla.

a seguir a seguir a seguir

Victoria Gelvis (1º Bach A) dijo...

Hay que buscar la motivación en nosotros mismos, no fuera y salir así del desánimo, como esperemos que nos lo resuelvan estaremos pasivos y nos dejaremos llevar

Anónimo dijo...

Chic@s me parece que el destino os ha ofrecido un magnífico regalo con vuestra profesora Merce. ¡Que bello! el mensaje de ánimo del principio, a la vez que la comprensión y empatía que desprende hacia vosotr@s.
Os doy mi opinion, el desánimo o falta de "alma-energía" se puede producir porque dejamos que pensamientos sobre "espectativas catastróficas", en este caso sobre el fracaso en los exámenes, se repitan en nuestro psiquismo. Una ayuda puede ser intentar observar qué pensamientos se repiten y cambiarlos por afirmaciones positivas como éstas: "Soy capaz de lograrlo", "esta vez superaré la prueba", "me amo suceda lo que suceda". También cada uno puede escoger la que sienta más idónea.
Mi felicitación para todos que ya sois vencedores por el simple hecho de ser.
Un abrazo, Merce, te admiro

Saray dijo...

Este último comentario no es anónimo, es de Saray. Me ha saltado el renglón.

Jésica O. (2ºBach-A) dijo...

Es verdad que en los últimos días del curso se empieza a sentir un agobio por la cantidad de los exámenes y el desánimo cuando uno busca buenas notas y un examen no sale tan bien como pensábamos. Pero también es verdad que es un error desanimarse ya que todo tiene solución, y el que un examen salga mal no significa que todo se acabe ya que se puede recuperar; simplemente hay que tener confianza en uno mismo y seguir adelante en busca de un futuro prometedor.

Asi que, chic@s no os desaniméis que si tenéis un sueño que queréis cumplir seguro que lo conseguiréis.

Anónimo dijo...

EL ESPIRITU DEL MAL

"El espíritu del mal es el miedo, la prohibición, el adversario que se opone no sólo a la vida que lucha por la duración eterna sino a cualquier gran hazaña, el que con artera mordedura de serpiente inocula en el cuerpo el veneno de la debilidad y la vejez; es todo lo regresivo, lo que amenaza con la sujeción a la madre y con la disolución y extinción en lo inconsciente. Para el hombre heroico, el miedo es un requisito y un problema, puesto que sólo la audacia puede liberar de él. Si no se corre el riesgo, algo se destruye en el sentido de la vida y todo el porvenir queda condenado a insubsanable vulgaridad, a una penumbra que sólo es iluminada por fuegos fatuos"

C.G.Jung

Anónimo dijo...

"Tímidos, avergonzados, torpes, como un tigre al que le ha salido mal el salto: así, hombres superiores, os he visto a menudo apartaros futivamente a un lado. Os había salido mal una jugada.
Pero vosotros, jugadores de dados, ¡qué importa eso! ¡No habéis aprendido a jugar y a hacer burlas como se debe! ¿No estamos siempre sentados a una gran mesa de burlas y de juegos?
Y aunque se os hayan malogrado grandes cosas, ¿es que por ello vosotros mismos -os habéis malogrado? Y aunque vosotros mismos os hayáis malogrado, ¿se malogró por ello -el hombre? Y si el hombre se malogró: ¡bien! ¡adelante!"

Nietzsche: "Así habló Zaratustra"

mercepadilla dijo...

A SARAY:

Gracias, amiga, por visitarnos, por enriquecer este espacio con tus comentarios. ¡Tu trabajo sí que es admirable ! Gracias por tu cariño.

Estoy contigo en que las ideas catastrofistas inmovilizan y nos perjudican. Tener objetivos, trabajar por que se consigan, eso actúa como antídoto del desánimo; así como tener sueños y perseverar en ellos, perseguirlos, hacer que se materialicen.... no desistir.

Un abrazo

mercepadilla dijo...

SOBRE JUNG y NIETZSCHE DEL COMENTARIO DE "ANÓNIMO":

Desde luego el miedo inmovilizador se opone a la vida, el miedo es humano pero lo verdaderamente heroico es saber soportarlo y crecer desde él, aunque a veces sintamos desánimo, la reacción de sobreponernos y continuar el camino, la reacción de construir, de no quedarnos en la seguridad del rebaño, de ser capaces de "hacernos a nosotros mismos/as", eso es lo heroico, vivir aun con miedo, no renunciar a la vida... y saltar, aunque a veces nos salga mal el salto, aspirar a no ser rebaño en el sentido que lo decía Nietzsche, aspirar a desplegar toda esa fuerza de "superhombre" en el sentido de hombre/mujer que trasciende la vulgaridad

Gracias por vuestros ricos comentarios

Dailys dijo...

Me gustaría compartir esto con ustedes:

Cuando se trunca algo que esperamos, especialmente si lo esperamos de personas en quién confiamos, tendemos a desanimarnos. Una experiencia decepcionante conduce al desánimo. El desánimo es un déficit de actividad anímica, del alma, que desemboca en debilidad y acecha nuestras vidas en multitud de circunstancias con el propósito de paralizarnos y hundirnos.

Numerosos estudios de la última década confirman el efecto del ánimo sobre la salud. Las evidencias son difíciles de obtener y muchos resultados se basan todavía en meras correlaciones estadísticas, pero una gran cantidad de estudios realizados en los últimos 10 años apuntan a al misma conclusión: el estrés, la falta de afecto y el desanimo alteran a las hormonas que modulan el sistema inmune, y, en consecuencia, predisponen a las enfermedades infecciosas, dificultan el cicatrizado de las heridas y pueden agravar el curso de algunos cánceres y de otras enfermedades.

Ahora que sabes lo que causa el desánimo, ¿Vale la pena estar desanimados?