jueves, 10 de enero de 2008

109.-¿ Se puede "atar" el agua ?

En un pueblo vivía un anciano llamado Mancodji con su hija llamada Inguéré. Cuando Inguéré, que era la más hermosa del pueblo, tuvo edad para casarse, muchos jóvenes y hombres ricos mayores se acercaban hasta la casa del viejo Mancodji para pedir la mano de su hija. Pero el padre era desconfiado y no quería que su querida hija se casara con cualquiera.

Entonces, para poner a prueba a los aspirantes, les dijo que Inguéré se casaría con aquel que fuera capaz de traer un paquete hecho con agua. Entonces todos decían:

-¿Quién he visto nunca un paquete hecho con agua? El viejo Mancodji pide algo imposible. Está claro que este hombre no quiere que su hija se case.
Ante esta dificultad, los pretendientes fueron poco a poco disminuyendo. Pero la noticia llegó a los pueblos vecinos y un día se presentó un joven llamado Tamari, que venía de otra aldea, y le pidió a Inguéré que se casara con él… Pero Mancodji le dijo:

-¿Usted sabe que mi hija solo se casará con quien traiga un paquete de agua?
Pero el joven Tamari, que era muy inteligente le contestó:

-Sí, señor. Y tengo tanto respeto hacia usted que para asegurarme de que nadie le robe el paquete de agua quiero pedirle una cuerda. Así que deme una cuerda hecha con el humo que sale de su pipa y yo lo ataré alrededor del paquete de agua que tengo en mi bolsillo.

El viejo Mancodji comenzó a reír, felicitándole por la ingeniosa respuesta y le deseó que fuera feliz con su hija. Y Tamari e Inguéré se casaron y vivieron felices.
(Cuento africano)
Post de Jonhy (2º Bachillerato A)

12 comentarios:

filoabpuerto dijo...

La riqueza no siempre pasa por las posesiones. En África, especialmente en las tribus primitivas, la astucia, la creatividad y, por tanto, la inteligencia, podían tener mucho más valor que cientos de cabras, camellos o abalorios

Jonhy (2º Bach A ) dijo...

Me ha parecido muy ingeniosa la respuesta del chico. Me sorprendió como el hombre quería engañar a los demás, hasta que llegó un chico inteligente y fue él el engañado.

Larrey dijo...

bonito cuento...

Rubén Palmero 2ºB Bach dijo...

Es curioso como lo que en un comienzo parece algo imposible, puede terminar solucinando la suspicacia, instrumento tan importante y a la vez tan descuidado hoy en día. El cuento es un buen ejemplo de esto, pues sirviendose de ella, el enamorado joven logró la mano de su amada ( pelin cursi pero se así)

Jonay Garcia 2 Bach dijo...

Este cuento es un claro ejemplo de que la riqueza no lo es todo y que usando la inteligencia o la creatividad podemos conseguir muchas cosas,incluso aquello que vemos desde un primer momento que resulta imposible y sin solución.

La respuesta que dio el joven me parece ingeniosa y que no a todas las personas inteligentes se les ocurriría una respuesta igual,de ahí planteo una pregunta...¿Es lo mismo ingenio que inteligencia?

Silvia 2º Bachillerato dijo...

PARA LARREY:

La próxima además de tu halago sé un poquito más extenso en tu comentario, vale?

Silvia 2º Bachillerato dijo...

Este cuento muestra una gran suspicacia por parte del muchacho y demuestra que muchas veces en la vida las cosas se consiguen con ingenio.

yanira yanes 2º b. bach dijo...

Es una historia bastante ingeniosa y con mucho sentido en el fondo ya que padre lo único quería es buscar a un buen hombre que fuese inteligente pidiendo algo que es imposible

Fran 2º Bach dijo...

Como larrey me parece un muy bonito cuento, a buen entender entendedor pocas palabras bastan

Itziar 2ºBachillerato A dijo...

El chico muestra, en este cuento, un gran ingenio, gracias a ello, llegó a impresionar al padre de la hermosa chica. El cuento con ella quiere decir que con la inteligencia y la suspicacia se puede conseguir hasta lo imposible.

Alejandro,siempre alerta. dijo...

El padre de la hija... sería mu absurdo que se tomase tantas molestias para que su hija fuese virgen para toda la eternidad y luego le entregase su mano al primero que le dice una tonteria de ese tipo.Podria haberle puesto una prueba que de verdad demostrase algo.¿Qué moraleja?Seguro que ese rey es la típica persona que cambia de opinón segun lo hace el viento. vALE:
-Había una vez una princesa llamada Silvia cuyo padre ponia todo tipo de pegas y ocurrió que un joven príncipe quería su mano´(...) El príncipe demostró con ello que de verdad la amaba y logró con ello su mano...
-El agua no se ata-

Alejandro, siempre abstraido dijo...

Creo que el padre hizo bien, pues la respuesta del joven demuestra sabiduria y amor por la vida.La forma de verla y comprenderla, de verla como una ilusion y ser consciente de lo efímero de lo que nos rodea,.