viernes, 2 de marzo de 2007

34.- ¿ Miedo al Feminismo ?



En nuestros tiempos, todavía la palabra
“ feminista” significa, para algunos/as distanciarse de los hombres.
Hoy en día, mantener una actitud crítica y reflexiva, luchar por la propia autonomía y desear una vida afectiva plena al mismo tiempo, no son cosas fáciles.
Las críticas sobre el feminismo son hoy más sutiles que en los tiempos del sufragismo. Los ataques, sin embargo, condicionan la vida personal de las mujeres y el desarrollo de sus vidas cotidianas
Imagen tomada de CARPE DIEM Gracias Danuto http://danuto.blogspot.com

13 comentarios:

Danuto dijo...

:)

filoabpuerto dijo...

Gracias, Danuto!!! y.... ya sabes... te hemos contestado en tu blog

merce padilla dijo...

Puede que miedo, miedo, no; aunque sí lo hubiera en sus orígenes, con el surgimiento de ese movimiento; pero sí que se nota en ocasiones un cierto "recelo" con respecto a las feministas, quizá eso se deba al desconocimiento; en el desconocimiento tienen su base muchos de nuestros temores, pensemos, por ejemplo en las actitudes racistas, tememos al otro; cuando lo empezamos a conocer y deja de ser un desconocido para convertirse en un "alguien" concreto, desaparece ese temor.

Según algunas teorías, este comportamiento tiene fundamento "biológico", en nuestro pasado, cuando nuestras conductas eran más instintivas, el temor era una respuesta biológica al peligro. Todo aquello que pudiera representar un peligro, era temido.

Pero estos comportamientos en la actualidad, son "atávicos", lo suyo es responder con "el córtex" reflexivo....

Bueno, que me enrollo... que no hay por qué tener miedo ni recelo ni nada de eso, los hombres y mujeres, no somos adversarios ni competidores, más vale que unamos y conjuntemos esfuerzos para llevar una misma lucha complementaria y de mutua cooperación: ser personas que, en su diversidad y diferencia, son IGUALES

Javi dijo...

Pienso que ese recelo del que hablas se produce porque para algunos hombres la actitud vindicativa representa un fastidio y una amenaza de nuestro absurdo dominio y poder
¡saludos, merceditas!

Jorge fdez dijo...

Para algunos, las feministas son mujeres frustradas, sexual y afectivamente, para otros, son mujeres que quieren imitar al "macho" y no adaptarse a sus "naturales condiciones femeninas ". También hay quien piensa que el feminismo, es un sinónimo de " machismo ", vamos, lo mismo pero al revés

Como te lo diría yo.... dijo...

¿Qué /Quién crea un movimiento?, ¿Cristianísmo, Comunísmo, feminísmo?. ¿Que tienen en común?. Recomponer, ajustar, adaptar, revisar, actualizar, equiparar.
¿Son feminístas las africanas que acuden en cayucos a Canarias?. El feminísmo está bién. No obstante cada vez ese espacio carece de ese sentido testimonial o exclusivista. Tal vez un concepto más universal o humano sería el escalón en el que hombres y mujeres deberían estar agrupados. Este discurso en nada tiene que ver con el sexo, la atracción entre los géneros, la belleza, la singularidad de hombres y mujeres, etc..etc..

Margarita (de otro IES) dijo...

Al feminismo no hay por qué tenerle recelo ni miedo, es la lucha por conseguir una nueva identidad humana a partir del hecho biológico de haber nacido mujer, el esfuerzo por buscar la igualdad a la que todos tenemos derecho, y , no nos engañemos, esa igualdad aún no es real. Besos

merce padilla dijo...

Bueno, parece que todos compartimos la convicción de que no se trata de mujeres o de hombres sino de seres humanos que siguen en la búsqueda de una nueva categoría que supere esos dualismos incompletos: la categoría de PERSONAS EN IGUALDAD

Abrazos

Saray dijo...

Las teorías de Freud, Adler, Jung y otros nos dicen que, en realidad, los seres humanos somos bisexuales por naturaleza. En el principio de la concepción, los órganos sexuales están indiferenciados, aunque, por efecto de las diferentes hormonas, se terminan diferenciando. Jung, estudioso del alma humana, además de su psiquismo, descubre el arquetipo "anima" (mujer interior) en el hombre y el arquetipo "animus" (hombre interior) en la mujer. Para él, la diferencia radica en que el varón es externamente masculino e internamente femenino y la mujer externamente femenina e internamente masculina, como el yin yang taoísta. Si fuéramos conscientes, a nivel individual, de esta realidad interna, no existiría la competencia, la rivalidad, ni las relaciones de poder entre los distintos sexos. Aprendamos a conocernos a nosotros mismos.

Saray dijo...

Las teorías de Freud, Adler, Jung y otros nos dicen que, en realidad, los seres humanos somos bisexuales por naturaleza. En el principio de la concepción, los órganos sexuales están indiferenciados, aunque, por efecto de las diferentes hormonas, se terminan diferenciando. Jung, estudioso del alma humana, además de su psiquismo, descubre el arquetipo "anima" (mujer interior) en el hombre y el arquetipo "animus" (hombre interior) en la mujer. Para él, la diferencia radica en que el varón es externamente masculino e internamente femenino y la mujer externamente femenina e internamente masculina, como el yin yang taoísta. Si fuéramos conscientes, a nivel individual, de esta realidad interna, no existiría la competencia, la rivalidad, ni las relaciones de poder entre los distintos sexos. Aprendamos a conocernos a nosotros mismos.

merce padilla dijo...

Un abrazo, Saray.

Desde luego que en el complementarnos hay todo un reto y un juego de expansión y de enriquecimiento que, mujeres y hombres, no deberíamos perdernos

Loc@ dijo...

Miedo, sí, miedo.
Pocos hombres presumen de ejercer de feministas, pero alguno hay.
Abrazos, muchos abrazos. PAQUITA

Gabriela dijo...

Esta mañana, precisamente, estuve en el café, charlando con unas compañeras de trabajo, de esta cuestión. Nuestra charla, se debatió, en lo que ha cambiado la vida de la mujer, en estos últimos años y cada día, más. Comentábamos, lo difícil que tendría que haber sido el camino, PARA LAS PRIMERAS, para aquellas valientes, compañeras de viaje, que un día, decidieron , ser las primeras, SUFRAGISTAS, ABOGADAS, FISCALES, MÉDICAS, ARQUITECTAS, CIENTÍFICAS, etc.
Yo les comentaba, que no sólo y tan importante, aspecto como los estudios y la formación, sino que había que homenajear, a LAS PRIMERAS QUE INICIARON EL CAMBIO SOCIAL. Me refiero, a las osadas, mujeres que entraron por primera vez, a una cafetería o un bar (hubo un tiempo, me comentan mis tías, que estuvo, muy mal visto), o que fueron las primeras en conducir un vehículo, y salir a una carretera conducida por varones, o se pusieron unos pantalones o se atrevieron, simplemente a llamar a las cosas por su nombre. Por que el feminismo, se ha desarrollado en varios campos de lucha: La ley, y la social.